domingo, mayo 17, 2009

Socieades de Factoring

Reacciones: 
Mecanismo de financiación para Pymes prublicado por Vanguardia Liberal Domingo 17 de Mayo de 2009 00:00 Juan Manuel Cárdenas Negocios

Cuando llega el fin de mes y el escritorio no tiene más que facturas, las cuentas no tienen fondos, los bancos no prestan un peso más y los proveedores no están dispuestos a seguir esperando, que bueno sería que alguna de esas cuentas por cobrar se convirtiera en un fajo de dinero.
Lo que pocos empresarios saben, especialmente los dueños de pequeñas y medianas empresas, es que sin ser magos ellos también podrían convertir esos papeles en recursos frescos y sin tener que prestar.
El modelo existe y se llama factoring. Una alternativa financiera para convertir las facturas en títulos negociables, por medio de la venta de la cartera. Es decir, dejando en manos de terceros la labor de cobrar la cuenta, de tal forma que se recibe efectivo sin tener que esperar.

En Latinoamérica, Chile es el país que ha asimilado con más éxito este instrumento financiero, tanto que hoy las operaciones de factoring representan 13% del Producto Interno Bruto, PIB, de esta economía, según revela un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif.

Desde el año pasado, luego de la reglamentación de la Ley 1231 de 2008, el factoring ha venido tomando fuerza en Colombia. Según Anif, se calcula que pasó de manejar $280.000 millones en 2003 a $700.000 millones al cierre de 2008 y las proyecciones para este y los años que vienen son de crecimiento.

Así lo cree el vicepresidente comercial de Corredores Asociados, Juan Pablo Galán, quien explicó que esta firma que invierte en bolsa decidió asociarse con Factor Group, una de las empresas líderes en Colombia en el negocio del factoring para crear un nuevo fondo con capital interesado en la compra de facturas a descuento, especialmente a las pequeñas y medianas empresas del país.

Galán ve en el país un amplio potencial de negocio, principalmente porque cada vez hay más Pymes que se convierten en proveedores de las grandes cadenas de supermercados, y vienen sufriendo los rigores de los pagos de facturas a 90 y 120 días. Es así como se da una oportunidad para invertir en facturas y vender cartera a los inversionistas.

Impulso gubernamental. Para el presidente de Anif, Sergio Clavijo, la aprobación de la Ley de factoring en Colombia introdujo cambios favorables al régimen de facturas colombiano, potencializando su mejor uso por parte de las pequeñas y medianas empresas.

A juicio de Clavijo, la norma permitió que se simplificaran los requisitos para que las facturas sean consideradas títulos valores, validando su negociación.
También se abrió la posibilidad de expedir facturas por la prestación de servicios; al tiempo que se agilizaron los procedimientos de recepción y aceptación de estos títulos.

Señaló que a pesar de esto, el tamaño de las negociaciones con factoring sigue siendo reducido frente a estándares internacionales y su penetración entre las Pymes es muy baja (inferior al 5%, según los resultados de la Gran Encuesta Pyme Anif 2008-II).

“En Chile, el líder de América Latina, el monto de las operaciones de factoring representa el 13% del PIB, mientras que en Colombia esta relación es apenas del 1.7%”, precisó el Presidente de Anif.

Alternativa de financiación

Para los analistas de Corredores Asociados y Factor Group, el factoring se convierte en una alternativa interesante de recursos debido a que crece el financiamiento de las empresas apalancado en sus proveedores.

La firma de inversionistas señala que algunos beneficios del factoring están representados por “la venta de las facturas al descuento, la protección contra el riesgo de crédito, la certeza en las cuentas por pagar y el incremento de la utilidad marginal y en descuento de contratos permite la obtención del flujo de caja sin necesidad de anticipo, a través de la cesión de los derechos económicos”.

Juan Pablo Galán, vicepresidente de Corredores Asociados, explicó que el mecanismo es sencillo y consiste en contactar al fondo por medio de sus representantes regionales para ofrecer cuentas por pagar con cadenas de almacenes como puede ser Exito o Carrefour.

Si le interesa, el fondo compra, para sus inversionistas, esta cartera con un descuento sobre su valor total. “Así, la Pyme gana porque obtiene un pago antes de lo previsto por la cadena de almacenes y el inversionista se hace a un título con rentabilidad superior a la del mercado en períodos similares de tiempo, y por otra parte, en condiciones de seguridad de pago y de baja volatilidad.

“Los activos adquiridos tienen un valor determinado en el tiempo, derivado de una transacción comercial y no financiera; el riesgo está asociado directamente a la capacidad de pago del deudor y a su dinámica operativa, más que a la volatilidad de los mercados financieros”, explicó Galán.

Destacó que hoy el factoring representa el 1,81% del PIB mundial y el 2,56% del PIB de los países desarrollados en los que se destaca Irlanda con 18,9%, Reino Unido con 14,5%, Portugal con 12,1%, Chile con 10,9% e Italia con 9,1% de su PIB.

Explicó que, buena parte del éxito del factoring en el mundo se debe a que entre el 50% y 70% de las Pymes en el planeta entero, tienen acceso limitado a recursos de la banca tradicional, de ahí que este se convierta en un refugio para las empresas.

Lista

Beneficios para inversionistas

La firma Corredores Asociados resumió las ventajas que presenta el esquema de factoring para los inversionistas:

• Las operaciones son vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia.
• Se puede ser socio de un fondo con inversiones desde $1 millón para una cartera a 180 días.
• Diversificación del riesgo debido a la existencia de activos de múltiples pagadores.
• Compra de activos que pueden representar una mayor rentabilidad frente a otros de similar plazo, riesgo y liquidez que se transan en los mercados financieros.
• Baja volatilidad en la rentabilidad de los activos.
• Los activos adquiridos tienen un valor determinado en el tiempo, derivado de una transacción comercial y no financiera; el riesgo está asociado directamente a la capacidad de pago del deudor y a su dinámica operativa, más que a la volatilidad de los mercados financieros.

Las trabas al esquema

Pese al auge del negocio de factoring en el país, algunas de las empresas que quieren acudir a este modelo se encuentran con barreras para acceder a éste, impuestas por sus mismos clientes.

Así lo denunció la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, que explicó, se trata de mecanismos que no permiten la liberación de las facturas.

Sergio Clavijo, presidente de Anif, destacó la retención de los originales; la imposición de sellos que impiden la negociación de las facturas y las amenazas de decodificación a los proveedores que endosen sus cuentas de cobro a terceros.

“Lo que está detrás de todo esto es la resistencia de las grandes empresas a perder los descuentos por pronto pago y los días de plazo adicional que tradicionalmente han obtenido en sus compras a pequeños proveedores”, explicó.

Sin embargo, pese a este escenario, Clavijo resaltó que por medio del factoring las Pymes encuentran una forma de balancear las condiciones impuestas por las grandes firmas frente a los beneficios potenciales de conquistar grandes mercados

En Colombia, el potencial de este mecanismo de financiación empresarial es tan grande, que los promotores de la Ley 1231 de 2008 han señalado que en un término de 5 años el volumen del factoring llegará a representar alrededor del 6% del PIB (todavía la mitad de lo alcanzado en Chile).

Sin embargo, para lograr este objetivo será necesario eliminar los cuellos de botella que continúan frenando la masificación del factoring.

“Por el lado de los pequeños y medianos empresarios, aún existe un gran desconocimiento de la figura y desconfianza respecto a sus beneficios. De otra parte, algunas grandes empresas vienen haciendo uso de su posición dominante y “retienen” dichas facturas a las Pymes, lo cual va en contra de lo estipulado en la nueva Ley de Factoring”, puntualizó.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada